domingo, 5 de octubre de 2014

Preparamos el viaje

Las materias de "Libre Disposición", de acuerdo con las leyes educativas, tienen que ofrecer a los/as niños/as la posibilidad de aprender de forma activa: resolver problemas, investigar, planificar, aprender a aprender de forma autónoma.
Además, el centro educativo que las propone pretende que formen parte de su proyecto educativo y que representen su forma de entender la enseñanza, al servicio de los aprendices.
El aprendizaje es, para nosotros/as, una aventura sin fronteras.
El mundo es, a nuestro parecer, una comunidad de pueblos y de seres vivos. Debería ser un hogar para las próximas generaciones.
No vivimos en una torre de babel, como consecuencia de alguna condena inverosímil, sino que sufrimos las consecuencias de la codicia y de la violencia. La diversidad de lenguas en el planeta es una riqueza inconmensurable, aliada al mosaico de las culturas. Más de siete mil lenguas, aunque más de la mitad de ellas en peligro de desaparecer o de ser mutiladas, como el cuerpo vivo de nuestra Madre Tierra.
¿Se puede "caminar" por la Tierra como por la propia casa? Vale la pena el intento.
¿Se puede educar a nuestras hijas y a nuestros hijos para la relación entre las culturas, la convivencia sabia y el plurilingüismo? Hay límites cognitivos, de espacio y de tiempo, económicos. Pero vale la pena el viaje...




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cuando hagas el comentario, piensa y redacta de la mejor forma posible. Gracias por cuidar el lenguaje.